Porridge con cacao y frutas

gachas.png

Porridge con cacao y fruta

No puedo decir que conociera el concepto “porridge” de toda la vida, también conocido como gachas. Lo descubrí allá por el 2008 viviendo en Irlanda, donde mi compañero de casa sueco, lo desayunaba todos los días. Yo lo veía como una pasta muy poco apetecible, y nunca me vi tentada a probarlo.

Pasaron los años y llegó la era de Youtube e Instagram, y con ella, mi reencuentro con ese viejo conocido que era el porridge, después de ver cientos de fotos preciosas de cuencos con porridge y varios vídeos en youtube, me animé a probarlo.

Primero hice la receta básica, que oye, está muy bien, sienta muy bien y sacia mucho. La fruta le da un contraste de sabores y texturas que hace que mejore mucho, aunque no me conquistó del todo. La inspiración llegó, porque siempre que pruebo algo nuevo pienso ¿Cómo estaría con chocolate? (Porque seamos sinceros, casi todo mejora con chocolate.) y me decidí a probarlo.

¿El resultado? Un porridge delicioso, saciante, digestivo y con mucho sabor, si eres del equipo chocolate como yo, tienes que probar esta receta:

Porridge con frutas y cacao

INGREDIENTES:

  • 1 taza de copos de avena

  • 1 taza de leche o leche vegetal (Yo utilizo leche de avena), si ves que te queda muy espeso para tu gusto puedes añadir un poco de agua o más leche mientras se está cociendo

  • 1 cucharada no muy llena de cacao puro en polvo

  • 1 cucharilla de semillas de chía

  • 1 plátano

  • Otra fruta que tengas a mano (Arándanos, fresas, mandarina, kiwi…)

  • (Opcional) Un poquito de endulzante: Sirope de arce, Sirope de ágave, azúcar moreno…

  1. En una olla o un cazo se echan los copos de avena y la leche, se enciende el fuego a temperatura media y se empieza a remover con una cuchara, es muy importante no parar de remover y no dejar que hierva en ningún momento.

  2. Pasados unos 5 minutos, se incorpora el cacao y se continúa removiendo hasta llegar a los 10-15 minutos. (Si te gusta la canela también le puedes añadir un poco)

  3. Una vez pasados los 10-15 minutos, se retira del fuego y se deposita en un cuenco.

  4. Se pela y se trocea el plátano y se prepara el resto de la fruta

  5. Se añade la fruta, las semillas de chía y si quieres un poquito de endulzante, (Aunque con la fruta y el cacao yo no echo en falta ningún endulzante)

¡Y listo! Aquí tienes una receta super sencilla que te puede servir de desayuno o de merienda tras hacer deporte, ya que es muy saciante, nutritiva y se digiere muy bien. ¡Espero que la disfrutes! ;)