Hay quienes piensan que la meditación es un camelo exótico, que es algo que sólo practican hippies y gente rara en general. Las cosas nuevas o diferentes a lo que estamos acostumbrados a veces nos provocan recelo, pero permíteme darte un consejo: Cuanto más receptivo estés a lo nuevo, a probar cosas nuevas y a aprender, más feliz serás, estarás más relajado y vivirás mejor en general.

Ahora volviendo al tema de la meditación; que la meditación es muy beneficiosa era algo que ya se decía desde hace muchiiiisimos años, pero actualmente los científicos se han propuesto investigar el porqué de los beneficios de la meditación.

Desde hace unos años se han realizado varios estudios sobre la meditación obteniendo resultados muy interesantes.

Hace treinta años, el profesor de medicina Jon Kabat-Zinn usó la meditación como base de su revolucionario programa de reducción del estrés basado en la atención plena. Él puso a gente con dolor crónico y depresión a meditar durante un periodo de 6 semanas en la escuela médica de la Universidad de Massachusetts y fue uno de los primeros en registrar los beneficios de la meditación sobre la salud humana en pacientes con dolor intratable. Sus técnicas de reducción del estrés se utilizan ahora en hospitales y clínicas.


La gente que medita muestra más dominancia del hemisferio izquierdo del cerebro, esencialmente cuando pasa tiempo meditando, la persona muestra una tendencia a sentirse segura en el mundo y más cómoda acercándose a personas y a situaciones, y menos vigilante y temerosa, comportamiento que está más asociado con el hemisferio derecho.

En 2007, Clifford Saron (director de investigación del proyecto Shamatha) y un equipo de neurocientíficos y psicólogos hicieron un seguimiento de 60 meditadores experimentados durante un retiro de tres meses en las montañas Rocosas en Colorado, Estados Unidos, y estuvieron atentos a los cambios en sus habilidades mentales, su salud psicológica y su fisiología.

Los participantes usaron el método de la meditación con atención enfocada, que consiste en concentrarse en la sensación táctil de la respiración. Dirigido por Katherine MacLean, de la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore, el estudio midió las habilidades de atención. Los voluntarios debían mirar una sucesión de líneas verticales que aparecen en una pantalla de ordenador, e indicar, haciendo clic con un ratón, cuando hubiera una línea más corta que el resto. Al avanzar el retiro espiritual, los voluntarios se volvieron más precisos y se concentraban en la tarea por períodos más largos.

Además, cuando los investigadores analizaron muestras de sangre de los participantes en el retiro, descubrieron que tenían un 30% más de telomerasa que el grupo de control, esta es la enzima en las células que repara el acortamiento de los cromosomas a lo largo de la vida, que ha sido relacionada con la longevidad.

Un estudio de la Universidad de Yale sugiere que los cerebros de los meditadores experimentados podrían funcionar diferente en algunos aspectos de aquellos que no practican meditación. El estudio afirma que la meditación podría resultar muy útil en el control de los desórdenes mentales, después de un tiempo de práctica.

En un informe presentado en el Proceedings of the National Academy of Sciences, se afirma que en un estudio realizado por el Dr. Judson Brewer se observó que en meditadores experimentados se reducía la actividad en un área del cerebro llamada “Red neuronal por defecto”, una región que normalmente trabaja cuando la mente divaga. Incluso cuando los meditadores no estaban meditando, esta región de su mente estaba mucho más tranquila que en los más inexpertos.

Bastante gente pasa mucho tiempo divagando con su mente, y hay estudios que demuestran que esto viene con pros y contras cognitivos. Los científicos han demostrado que soñar despiertos puede ser una cosa buena, proporcionando un estímulo en la creatividad, ayudando en el procesamiento de las funciones sociales, y refinando otros importantes procesos  psicológicos.

Sin embargo estudios recientes sugieren que una mente que divaga es una mente infeliz. En 2010, un estudio encontró que la gente decía encontrarse significativamente menos feliz cuando su mente divagaba que cuando estaba concentrada en una tarea. Investigadores sugieren que esto se debe a que cuando nuestras mentes están divagando, la mayoría de nosotros nos estamos preocupando en vez de vivir en el momento

La meditación no es una cura para las enfermedades mentales, como por ejemplo la ansiedad, depresión o el síndrome post traumático, pero puede haber una base neurológica en todos los beneficios experimentados por los meditadores, y puede ser de gran ayuda para nuestro estado mental en general, mejorando la conciencia, aumentando la concentración, y adquiriendo una mayor habilidad para manejar el estrés emocional y cognitivo de la vida moderna.

Todos estos beneficios creo que son nada despreciables, y desde aquí te animo a que pruebes a meditar, puedes empezar practicando 5 minutos y poco a poco ir aumentando el tiempo, puedes probar con esta meditación guiada. Debes tener paciencia, porque al principio resulta un poco difícil, sobre todo la meditación sin guía. Hay muchas técnicas diferentes de meditación, como la Vipassana o la Zazen entre otras, puedes informarte sobre ellas y decidir cual prefieres.

Espero que si nunca habías meditado antes, con este artículo te haya picado la curiosidad y le des una oportunidad, realmente, por probar no pierdes nada ¿Verdad?

Si tienes alguna pregunta sobre meditación, quieres hacer algún comentario o quieres más información, puedes escribir en los comentarios de esta página, en nuestra página de Facebook, en Twitter o enviándonos un email a info@yogahora.com

Nos vemos en el próximo post,

Namaste