¿Sabías que los humanos crecemos hasta casi un centímetro y medio cada noche mientras dormimos?

La parte mala es que durante el día volvemos a decrecer. El motivo de esta variación en la estatura está ubicado en nuestra espalda:

Nuestra columna vertebral está compuesta de 33 vértebras divididas en cinco regiones, región cervical, región dorsal, región lumbar, región sacra y región coxígea. Entre las vértebras existen unos discos intervertebrales rellenos de fluido que actúan de amortiguadores, exceptuando en las regiones sacra y coxígea en las que no existen estos discos entre las vértebras.

 

Estos discos intervertebrales ejercen un papel muy importante para la salud de nuestra espalda, aliviando la presión sobre las vértebras al realizar movimientos o cargar peso, evitando también el contacto de una vértebra con otra facilitando las torsiones de columna.

Durante el día, debido a la presión que ejercemos sobre esos discos, por las malas posturas, carga de peso, movimientos de columna o simplemente la acción de la gravedad, el líquido contenido en ellos se va reduciendo, disminuyendo a su vez su poder amortiguador.

Durante la noche estos discos se rellenan de nuevo de fluido, pero para que esto ocurra de una manera óptima podemos facilitarle el trabajo a estos discos de distintas maneras:

 

  • Dormir en posición horizontal, sobre un colchón firme pero que se adapte a las curvas de nuestro cuerpo y con la espalda lo más estirada posible
  • Intentar disminuir al máximo las tensiones musculares en la espalda. Estas tensiones musculares ejercen presión sobre las vértebras dificultando el rellenado de los discos intervertebrales.
  •  Beber suficiente líquido durante el día. Este fluido intervertebral se forma principalmente de agua, así que para favorecer la formación de este fluido no debemos tener carencia de líquido en nuestro organismo
  • Fortalecer la musculatura que protege la espalda, para ayudar al máximo a reducir la presión sobre estos discos manteniendo una correcta postura.
  • Realizar ejercicios que estiren la espalda para aliviar la presión sobre los discos y dejar el espacio entre las vértebras preparado para ser rellenado de nuevo durante la noche.

 

Existen muchas posturas de Yoga que ayudan al estiramiento de la espalda, como por ejemplo:

 

adho mukha yoga

Adho Mukha Svanasana

 

 

utkatasana

Utkatasana

 

 

dandasana yoga

Dandasana

 

Siguiendo estos consejos conseguiras cuidar la salud de tu espalda y te encontrarás mucho mejor.

 

{jcomments on}